Playas Libres de colillas

La arena de playa puede parecer el lugar ideal para apagar una colilla. El problema reside en que una colilla tarda más de un año en desaparecer y debido a su pequeño tamaño, escapan de la criba de las máquinas limpiaplayas.

Debido al uso intensivo que se hace de las playas en verano y a la falta de conciencia de algunos fumadores, las colillas son el primer contaminante en las playas a nivel mundial. La solución consiste en concienciar a los usuarios para que no dejen las colillas en la arena.

En las playas de Vélez Málaga y en otras muchas galardonadas con Bandera Azul, se reparten de forma gratuita ceniceros de playa para que los usuarios los utilicen y bien se los lleven a casa para traerlos el próximo día que visiten la playa o bien los depositen en el lugar en que los han cogido para que otro usuario los pueda utilizar.