Vida submarina: por qué es importante